27. Iglesias y Ministros

Lee en tu Biblia de manera audible

1 Timoteo 5:17-18

Memoriza este versículo

1 Corintios 9:14 ‘El Señor ha comandado que aquellos quienes predican el evangelio reciban su paga de él’.

Discusión posterior a la lectura

¿Debiéramos entregar todo nuestro dinero a la iglesia a la cual pertenecemos?

Asignación previa al siguiente encuentro

Haz algo que sea una bendición para la persona que te administra la Palabra de Dios más frecuentemente.

Trabajo escrito para obtener el diploma

Escribe una carilla indicando en qué áreas la iglesia debiera invertir sus fondos.

Medita cuidadosamente en cada una de las palabras de este versículo

Gálatas 6:6

 

La tercer área a considerar a la hora de diezmar es la iglesia.  La Biblia instruye a los creyentes a diezmar en las iglesias a las que asisten regularmente, por ejemplo Malaquías 3:10 exhorta al pueblo de Dios del viejo pacto al decirles: ‘traed todos los diezmos al depósito’.  Aparentemente, dos son las razones por las cuales se debiera diezmar en las asambleas locales.

  1. Aquellos que fielmente administran el evangelio y trabajan a tiempo completo para el Señor reciben su paga de los diezmos, principio éste que ha sido claramente establecido en las Escrituras por Dios mismo (para mayor información referirse en el Antiguo Testamento al mandato divino de proveer para los sacerdotes y levitas en Deuteronomio 14:27-29, 18:1-2, 2 Crónicas 31:4-20).
  2. El dinero de los diezmos habrá de contribuir para el mantenimiento y posible extensión de la iglesia, que es el lugar de contacto visible para que los no cristianos se relacionen con los cristianos y eventualmente  lleguen a conocer el evangelio.

De manera que, la primera razón que justificaría entregarle nuestros diezmos a nuestra congregación es la de proveer financieramente para aquellos que nos imparten la Palabra de Dios (generalmente el Pastor).

Por ejemplo, Gálatas 6:6 nos dice: ‘Cualquiera que recibe instrucción en la Palabra debe compartir todas las cosas buenas con su instructor‘.

La aplicación de este versículo es posible en la iglesia que nos provee regularmente instrucción en la Palabra de Dios cuando recogemos fondos que luego son entregados al Pastor/ Anciano quien nos ha impartido dicha instrucción.

En el contexto de los ancianos que administran la Palabra de Dios, Pablo se refiere a ellos en particular y establece el principio que ‘el anciano que dirige los asuntos de la iglesia, es digno de doble honra, especialmente aquellos cuyo trabajo es el de predicar y enseñar’ (Timoteo 5:17-18), porque las Escrituras  nos dicen,

“No amordaces al buey mientras trilla el grano,” y “Digno es el obrero de su salario”.

1 Corintios  9:7-14 es una de las porciones de las Escrituras en las cuales Pablo insiste en el principio de que dar mientras se estas siendo alimentado espiritualmente.  En el versículo 11, refiriéndose a su propio  ministerio nos dice:

‘Si hemos sembrado espiritualmente entre vosotros, ¿sería demasiado acaso que cosecháramos materialmente?

Mientras Pablo reconocía su derecho a esperar apoyo financiero dado su ministerio espiritual para con los Corintios, él decidió no reclamarlo a fin de no ponerle trabas al evangelio (sin embargo, una vez que estuvo en la iglesia de los Filipenses sí reclamó ayuda económica, Ver Filipenses 4:10-19).

Más aún, Pablo enfatizó que los ministros de la Palabra de Dios a tiempo completo, debieran recibir ayuda financiera por parte de los creyentes cuando dijo en el versículo 14  ‘El Señor ha comandado que aquellos que predican el evangelio a tiempo completo reciban su paga del evangelio’.

Muchas iglesias no están alimentando a sus miembros, lo máximo que los feligreses pueden esperar es un sermón semanal de 20 minutos que contiene mas anécdotas que contenido bíblico.  Si cada cristiano siguiese este principio, desaparecerían los pastores ociosos, los que no están ministrando fielmente la Palabra de Dios, y se eliminarían así las iglesias que no llevan frutos y que privan a sus miembros del alimento espiritual.

¿No será que porque las iglesias no alimentan a sus miembros, cada vez más hay nuevos y más grandes ministerios de enseñanza que están siendo obviamente bendecidos por Dios?

La segunda razón por la que se deben llevar los diezmos a las iglesias es porque ellos permiten a las congregaciones proveer mantenimiento y expandir sus edificios, que son un lugar fácilmente identificable de testimonio para quienes no son salvos aún.

El primer registro en cuanto al templo se encuentra en Éxodo 25:1-8 donde el Señor instruye a Moisés a recoger una ofrenda de entre los israelitas para construir un templo (el santuario) y posteriormente David y Salomón también habrán de buscar fondos de entre la gente para construir un nuevo templo en 1 Crónicas 29:6-9.

Algunos ejemplos más actuales, están en las iglesias que considerando en gran numero de personas que se han unido a ellas, decidan expandirse.. Tristemente, una iglesia movida por la pobreza que esta constantemente pidiendo dinero puede convertirse en una piedra de tropiezo para los no cristianos y dejarles la impresión que los cristianos no están preparados para poner su dinero en donde dicen tener su corazón.

Una Casa de Oración Para las Naciones Necesitadas

Oren por la Costa del Marfil

14,785,832 personas, 38% Musulmanes. Ambos, la iglesia e Islam han visto gran crecimiento y compiten por la supremacía.

Información de la oración © www.operationworld.org

Social Share Toolbar

Tambien se dispone en: Inglés Indonesio