46. Dar A Una Cuenta En Un Banco Terrenal

Lea en su Biblia en voz alta

2 Corintios 12:14

Memorice este versículo

Proverbios 13:11 “El dinero deshonesto disminuirá, pero el que junta poco a poco, lo hará aumentar”.

Luego comente sobre esto

Deberíamos guardar para días difíciles o ahorrar para invertir en el Reino de Dios.

Algo para hacer antes de la próxima lección

Si Dios le ha hablado, abra una cuenta en el banco para ahorrar dinero que pueda ser invertido en el Reino de Dios.

Diploma escrito

Escriba una lista comentando sobre 1 de Corintios 16:1-4.

Medite palabra por palabra este versículo

Marcos 14:6

 

Marcos 14:1-9 cuenta la historia de una mujer que vino para ungir a Jesús con un vaso de perfume muy caro, costaba el salario de un año –Jesús dijo que en cualquier lugar en que el evangelio fuese predicado esta historia sería contada en memoria de esta mujer  y es desde esta historia que comenzaremos a ver el rol del ahorro para la obra de Dios.

Sin duda el hecho de que la mujer fuese una dadora y diese un gran regalo al Señor, fue muy beneficioso para ella, pero más adelante es notable que Juan 12:7 nos muestra que diligentemente ella había ahorrado su dinero para el deliberado propósito de ministrarlo a Señor. Se puede decir que la gente es ahorrativa para comprar un auto, o para vacaciones o para una jubilación, lo cual es correcto en el contexto apropiado. Sin embargo, si deseamos en esta vida ser dadores a la obra misionera mundial y alimentar a los pobres, y aún  proclamamos ser devotos de ella, ¿no deberíamos ahorrar hacia ella también?

Como hemos visto previamente, aunque  la Biblia no es completamente dogmática en este punto, parecería ser que, por encima y por debajo del diezmo como creyentes deberíamos estar abiertos a la guía del Espíritu Santo en dar ofrendas a ciertas personas y proyectos  en la medida en que somos guiados hacerlo. Por ejemplo, dar primeramente nuestro diezmo semanal o mensual y separar quizás un dinero extra para un proyecto en el extranjero o para apoyar un misionero. Talvez podría establecer una meta a lograr por cierto tiempo y unirse con otros en dar a una cuenta que puede ser enviada para bendecir a una persona o un proyecto en otro país.

Este método ciertamente requerirá disciplina y el dar tendrá que ser hecho regular y sistemáticamente, sin embargo el resultado de dar, con un generoso  don  financiero al final, hace que valga realmente la pena.

Debido a la sociedad en que vivimos, realmente no necesitamos enseñar a las personas como gastar su dinero, de hecho gastar el dinero es un área en que la gente está altamente desarrollada. Sin embargo por otro lado, vemos que ahorrar dinero es un área en que la mayoría de las personas tiene problemas, es mucho más fácil y divertido gastar nuestro dinero que ahorrarlo.

Mediante el ahorro de dinero podemos tener un gran don financiero para entregarlo a una persona o proyecto digno, y ganar además  el interés sobre la cantidad invertida. Quizás hay una persona o proyecto que Dios ha puesto en su corazón para ahorrar  su dinero  e  invertirlo en ella; por qué no comenzar hoy a ahorrar para invertir en las almas de hombres y mujeres perdidos en lugar de ahorrar para los placeres terrenales y las posesiones.

Talvez una de las parábolas más tristes que Jesús contó fue la parábola del rico insensato en Lucas 12:13-21. Aquí había un hombre que no ahorró su dinero para usarlo en la obra del Reino del Dios, sino que ahorró para sus propósitos egoístas- aún construyendo graneros más grandes par guardar  todo lo que él tenía. Puede imaginarse cómo se habrá sentido este hombre cuando es llamado por Dios en el día del juicio y el Dios Todopoderoso lo llama insensato (Verso 20),  una cosa es ser llamado insensato por un hombre, por el jefe o un padre, pero qué terrible es cuando Dios te llama insensato.

¿Quizás usted ha pasado toda su vida ahorrando dinero solo para usted mismo? El ahorro es una gran cosa para hacer, pero si es todo para usted mismo y ni  un solo centavo es ahorrado con la visión de extender el Reino de Dios, está en peligro de ser llamado insensato en el Día del Juicio.

1 Corintios 16:1 da el mejor ejemplo bíblico del ahorro, aquí Pablo exhorta a las iglesias de  Corinto a ahorrar dinero  para los Santos pobres de Jerusalén hasta que él fuera a la iglesia de Corinto ‘El primer día de cada semana, cada uno debería apartar una suma de dinero de acuerdo a sus ingresos, así no tendrán que recogerlo cuando yo vaya a verlos’.  Notemos que el método que  Pablo sugiere aquí era ahorrar cada semana, ya que  esperaba que los hermanos adquiriesen  el hábito del ahorro  regular y sistemático.

De hecho este principio de ahorrar con regularidad para usarlo en la obra de Dios es además tratado en Proverbios 13:11,  ‘El dinero deshonesto disminuirá, pero quien recoge  poco a poco, crecerá?

En el segundo libro a los Corintios, capítulos 8 y 9, Pablo avanza más allá, dando mayor luz a esta idea de ahorrar dinero, los cuales son los textos más específicos en cuanto a dar, de toda la Biblia.

De las escrituras citadas debajo, podemos extraer tres realidades acerca de “tener” que están referidas a como ‘Almacenar semillas’ –mencionar un lugar donde guardar nuestro dinero así puede ser distribuido cuando fuese necesario.

  1. Dios desea que tengamos un granero de semillas.
  2. Dios nos suplirá con un granero de semillas.
  3. Dios aumentará nuestro granero de semillas.

2 Corintios 9:10 ‘Y el que da semilla al que siembra y pan al que come, suplirá y multiplicará vuestra sementera y aumentará los frutos de vuestra justicia’.

Para terminar, nuevamente en su segunda carta a la iglesia de los Corintios, Pablo trae una razón para ahorrar dinero a los creyentes: “para crecimiento de ellos y para de sus hijos espirituales”.

Por ejemplo en 2 Corintios 12:14 dice “Pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. Y yo con el mayor placer gastaré lo mío y aún yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas”

Pablo contrasta  el hecho de que, como  los padres naturales    ahorran para sus hijos,  entonces los padres espirituales deben ahorrar y aun más, invertir dinero en sus hijos espirituales.

Por ejemplo, supongamos que usted desea ver que  los niños huérfanos  y abandonados en el mundo sean cuidados y protegidos, pero usted no tiene el llamado al campo misionero, como resultado decide ahorrar regularmente una cantidad de dinero y enviarlo.  Es así, como usted resulta ser entonces compañero o socio del misionero que dirige el orfanato, y los niños que son salvos no solo son hijos espirituales del misionero que está en el campo, sino también suyos ya que usted está ayudando con su dinero en este proceso de verlos salvos. Una vez que estos son salvos puede ayudarles con una donación regular para que estos niños reciban asistencia espiritual e instrucción.

Talvez no tiene hijos propios?  Por qué no comenzar ya a ahorrar para que usted tenga muchos hijos espirituales alrededor del mundo? Jesús dijo que aquellos que son salvos como resultado de nuestras ofrendas nos darán la bienvenidas en las moradas  eternas (Lucas 16:9) si lograr comprender esta visión, entonces un día, muchos hijos espirituales le agradecerán por haber invertido su dinero en ellos.

Porqué no formar una sociedad con un misionero o el proyecto de una base misionera, mediante la cual sus ofrendas y las labores ellos se ayuden a unos  y a otros, y reunir así  muchos hijos espirituales bajo el cuidado de ambos, podrá incluso por muchos años invertir su dinero en ellos.

 

La Casa de la Oración para las Naciones Más Pobres

Oración por Haití

8.222.025 habitantes, 95% Cristianos – muchos nominales. Un país atado por la magia negra y el vudú, la iglesia está comenzando a ocuparse de estas fuerzas.

Información de la oración © www.operationworld.org

Social Share Toolbar

Tambien se dispone en: Inglés Indonesio