47. Abre Tu Cuenta Bancaria en el Cielo

Lee en voz alta en tu Biblia

Mateo 6:20

Memoriza este Verso

Filipenses 4:7 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta..

Después comenta este pasaje

A que bolsa crees que se refiere Jesús en Lucas 12:33.

Haz esto antes de la próxima lección

En oración, ora a tu Padre celestial y abre tu Cuenta Bancaria en el cielo.

Trabajo escrito para Diploma

A que se refiere Jesús cuando habla de hacer  tesoros en el cielo (Mateo 6:20. Escribe tu reflexión en una hoja tamaño carta con tu identificación.

Medita palabra por palabra este Verso

Hechos 10:4

 

 

El rico insensato

En la parábola del hombre rico en Lucas 12:16-21, Jesús habla del dinero y la codicia, y la necesidad de acumular riquezas en el Reino de Dios, pero a que se refiere Dios cuando habla de ‘acumular riquezas en el cielo’. Por favor coméntalo ¿Es más, Él sigue hablando en el verso 33 de proveer para nosotros bolsas que no envejezcan, bolsas sin agujeros. A que se refiere con estas ideas?  Bien, así como nosotros podemos depositar en una cuenta bancaria terrenal y hemos comprobado que lo podemos hacer, la Biblia habla de una cuenta bancaria en el cielo en que nosotros también podemos hacer depósitos.

En la medida que esta verdad se vuelve una realidad en nuestras vidas nos llena de gozo y jubilo que podamos entender la visión, y así daremos nuestro diezmo de una forma diferente. Ya no de una manera mecánica como acostumbrábamos, porque estamos invirtiendo en el Reino de Dios y de esta forma es como nos volvemos más ricos en Dios. En la medida en que la verdad se hace vida en nosotros nos comprometemos a invertir cada día más en nuestra Cuenta Celestial.

Dios nunca olvida los dadores alegres

Quizás la mejor referencia bíblica para esta cuenta celestial se encuentra en

Filipenses 4:16 “…pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades “. 

Aquí, Pablo estaba encomendando a la iglesia de Filipos el apoyo financiero a su ministerio y nos cuenta que no solo le dieron el apoyo a su ministerio sino que este fue visto, agradable a por Dios y depositado en su Cuenta Celestial. Parecería que cada vez que ayudamos financieramente hasta el último céntimo nuestro es visto y registrado por Dios y nunca se le olvidará.

Seamos, pues, dadores constantes y alegres.

Lo mas importante de recordar sobre esta cuenta es que como una cuenta bancaria terrenal podemos hacer retiros y tiene un interés muy alto. Solamente que en vez de hacer un retiro como en nuestra cuenta terrenal, Dios nos envía lo que necesitamos en el momento en que lo necesitamos. Por ejemplo, después de hablar sobre su cuenta y de su fidelidad en dar, Pablo concluye en el verso 19 diciendo, ‘”Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Este hecho de tener una cuenta celestial debe ser un gran consuelo y estímulo a todos nosotros quienes hemos sido dadores alegres y constantes y tenemos la seguridad que cada céntimo ha sido grabado por el Señor que es el fideicomisario en el cielo y en la tierra y nosotros sabemos que El es quien mejor puede cuidar nuestra cuenta.

Haz tesoros en el Cielo y no en la tierra

En los siguientes versos la Bibia habla de hacer tesoros en el cielo pensando en una Cuenta Celestial: en 1 de Timoteo 6:19 nos da un pensamiento para reflexionar en lo relacionado en nuestro dar en la Obra de Dios. Cuando nosotros depositamos en la Cuenta Celestial no solo tenemos beneficios en esta vida sino que también tenemos grandes beneficios en la vida la vida por venir. Cuándo estemos ante el Tribunal de Cristo. Ver (2 Corintios 5:10) seremos juzgados, ciertamente, según la forma como hemos usado nuestro dinero en la tierra y no seremos juzgados por nuestros depósitos en la Cuenta Celestial. La Biblia nos habla de Coronas en el Cielo y en 1 Timoteo 6:19 la Palabra revela que una de las bases para recibir esas Coronas es la forma en que manejemos nuestra Cuenta Celestial. Si usted muriera hoy ¿que cree que diría Dios acercad de su Cuenta Celestial?

Mateo 6:20 dice “… sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan”

Lucas 12:33 “Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye”1 Timoteo 6:17-18 ‘…. A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;’

Si Dios se ocupa de los no convertidos  tanto mas de sus hijos

La Escritura parecería indicar que hasta los no-convertidos tienen una cuenta con Dios y que Dios tiene control de hasta su ultimo céntimo. Veamos la historia de Cornelio en Hechos 10:1-8. El Verso 2 enseña que Cornelio daba regularmente a los pobres antes de su conversión (recuerda que hasta que encontró a Pedro era una persona no convertida) y el verso 4 muestra que cuando el ángel visita a Cornelio, le cuenta que su cuenta ha sido vista en el cielo, ´… tus oraciones y tus limosnas han subido para memoria delante de Dios”.

Debe ser estimulante para cualquiera de nosotros que hemos estado dando sistemáticamente durante muchos años que si Dios mira la Cuenta Celestial de los no convertidos como Cornelio, cuanto más verá la Cuenta Celestial de sus hijos.

Finalmente, veremos dos versos que se relacionan con los depósitos en nuestra Cuenta Celestial. Ellos nos muestran el contraste entre el dador y el no-dador.

La primera escritura habla de la gente que gasta todo su dinero en sí mismos y no dan nada a la Obra de Dios, que viene del libro del libro de Hageo en donde el Señor publica una reprimenda a su gente por el descuido en invertir en la reconstrucción del templo.

En la segunda lectura Jesús habla a sus discípulos – aquí los exhorta para ser dadores con la certeza que así como damos a los pobres Dios proveerá un monedero divino en donde no se perderá nada. ¿Cuál de los dos monederos mencionados quisieras? si estamos descuidando dar a la Obra de Dios estaremos utilizando un monedero con agujeros en donde nunca nos alcanza para nuestras necesidades, si damos a la Obra de Dios, entonces tendremos un monedero divino en donde nada se escapa.

Hageo 1:6 ‘ lo que usted gana va a una bolsa con agujeros

Lucas 12:33 ‘ Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye’.

 

 

La Casa de la Oración para las Naciones Más Pobres

Oración por Honduras

Cerca de seis millones y medio de personas,  en su mayoría católicos desvastados  por el huracán Mitch en 1998, La Iglesia debe participar el proceso de sanidad

Información de la oración © www.operationworld.org

Social Share Toolbar

Tambien se dispone en: Inglés Indonesio