61.  Conoce tu Parte en La  Gran Comisión

Lea en su Biblia en voz alta

Mateo 24:14 

Memorice este Versículo

Juan 4:36 “El que siega recibe salario y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega”. 

Luego comente esto

Por qué debe alguien oír el Evangelio dos veces, antes de que otro lo haya escuchado una sola vez. 

Algo para hacer antes del siguiente paso

En oración, pedir a Dios para mostrarle a usted su parte en la Gran Comisión. 

Escribir un ensayo

Escribir ampliamente detallando cada una de las tres categorías de ministerios relacionados con la Grane Comisión. 

Medite palabra por palabra,  en el siguiente verso

Romanos 10:14-15

 

La Biblia da varios ejemplos de las actividades que deben caracterizar a un cristiano, que  a la verdad está sirviendo a Dios –  algunas de ellas mencionadas 2, 3, 4 o más veces a través de la Biblia. Vimos previamente que la Gran Comisión es la prioridad superior de Dios en la tierra para este tiempo, pues facilitará la segunda venida de Jesús como Rey atrayendo consigo las reglas de su Reino a la tierra.

Por lo tanto, la Biblia da muchas referencias de que los cristianos deben mirar hacia el trabajo de la culminación de la Gran Comisión y el retorno de Jesús. De hecho, en no menos de 9 pasajes, la Biblia demuestra que los cristianos deben mirar expectantes a lo que facilite su vuelta.

1ª Corintios 1:7  “De tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo”.

Filipenses 3:20  “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo”.

1ª Tesalonicenses 1:10  “Y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús quien nos libra de la ira venidera”.

2ª Timoteo 4:8  “Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.

Tito 2:13  “Aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”.

Hebreos 9:28  “Y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.

Hebreos 10:25  “Sino exhortándonos; y tanto mas cuanto veis que aquel día se acerca”.

2ª Pedro 3:12  “Esperando y apresurándonos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos encendiéndose, serán deshechos”.

Judas 21  “Conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna”.

Al leer los 9 versos somos testigos de la Palabra de Dios, ¿puede usted decir que las Escrituras antedichas describen en exacto su experiencia cristiana? ¿está usted mirando hacia adelante y trabajando a favor del día cuando Jesús vuelva a la tierra? ¿ha tomado usted como compromiso personal la tarea de llevar el Evangelio a todo aquel que nunca lo haya oído? ¿se ha vuelto su anhelo de vida tanto que ha invertido en ello su tiempo, energía y dinero? Quizás usted sea fiel en trabajar en su iglesia local, pero nunca ha invertido en la gran misión global de nuestros días, con el fin de llevar el Evangelio a quienes nunca antes lo han oído.

Hay muchos diciendo: “Tengo miedo, me puedo decepcionar”. Usted mismo podría ser uno de esos.  Tal vez usted pudo haber ganado muchas almas en su ciudad, puede haber sido el más fiel en su iglesia y está bien, pero ¿qué ha hecho por los que viven en la oscuridad pagana? ¿Ha pensado siempre en ir usted mismo en su ayuda? ¿Ha dado siempre de su dinero para otro que sí pudo ir? ¿Usted ha orado? ¿Qué lugar ha ocupado usted en la Evangelización Mundial?  ¿Ha sido usted obediente en este mandato?  – Tomado de Pasión por Las Almas, Oswaldo J Smith

Por consiguiente, es de vital importancia que cada cristiano descubra y trabaje en realizar su parte dentro de la Gran Comisión, según lo antes citado por Oswaldo J Smith, quien correctamente identifica tres amplias áreas en que la gente puede contribuir:

  1. poder ir y predicar, personalmente
  2. poder orar por el que va y predica
  3. poder financiar o contribuir con el que va y predica

Hay indudablemente todo tipo de ministerios específicos que contribuyen a la misión mundial y que parecen calzar en una de estas categorías.  Pero el gran llamado es para cada uno de nosotros, que podamos encontrar nuestro rol y derramarlo con todo el corazón, tanto que satisfagamos el arduo trabajo de esta hora.

El dinero es necesario y “alguien” debe darlo.  Habrá quienes deban hacer las cuerdas de contacto en el país de origen. Y si usted, mi amigo, no puede ir, entonces quizás Dios quiere que usted sea un enviador para que otro vaya en su lugar. Su parte será ganar dinero y hacer posible que otro vaya. Y recuerde, la recompensa será compartida igualmente con usted.

Por otra parte están las oraciones. Es posible que usted gane dinero suficiente como para suplir nada mas que sus propias necesidades, por lo que en esas condiciones no podrías enviar a otro pero entonces puedes ser un intercesor.   Usted puede pasar un lapso de tiempo en África, India, China, etc. cada día.  Si, porque usted puede conseguir una lista de misioneros y orar por ellos. Esta podría ser su responsabilidad, y de ser así, contraerá sus cargas como propias.  Así usted también podrá disfrutar de la recompensa por haber sido fiel orador a favor del que fue, usted será parte de su trabajo.

Finalmente están los que van.  Si usted es sano y fuerte, si tiene o puede conseguir el entrenamiento necesario y se siente preparado, usted puede ir.   El llamado vendrá sobre usted mientras se mantenga en oración acerca de su misión en la vida y pronto sabrá la respuesta, que Dios lo está llamando.  Le desafío al trabajo más grande del mundo. Abrogo a usted para ir si puede, nada se le compara; porque los misioneros son los Aristócratas de Dios, la aristocracia de la iglesia.  Usted se asociará con la gente más fina de la tierra. – Tomado de Pasión por Las Almas,  Oswaldo J Smith.

 

La Casa de la Oración para las Naciones Más Pobres

Oración por Laos

5.433.036 de habitantes, 61% de budistas,  la iglesia cristiana crece a pesar  de la persecución intensa que el gobierno comunista ejerce sobre los creyentes.

Información de la oración © www.operationworld.org

Social Share Toolbar

Also available in: Inglés, Indonesio