¿QUIÉN CORTÓ LA LUZ?

turnthelightonYo crecí bajo un régimen de predicación apasionada de los antiguos pioneros pentecostales que subraya en los libros de Smith Wigglesworth, Kenneth Hagin, Oral Roberts y otros contemporáneos. Los domingos, cuando escuchaste el llamado de Hechos 2.38 acerca de, “Arrepiéntete, sé bautizado y recibirás el don del Espíritu Santo,” sentiste el hormigueo en tu columna vertebral producto de la inminente anticipación de ver que la doctrina se convierte en realidad concreta. ¿Alguien sabe a dónde se fue esto, cuando y porque? Sabías que entre otras cosas la respetabilidad tiene una manera de marchitar la fe haciendo que se amansen las lenguas, que se vuelvan insípidas las interpretaciones y las palabras se hacen débiles, el discernimiento se disipa, la sanidad se oculta, los milagros emigran y en lugar de profecía escuchamos filosofía. Como los niños jugando fuera al anochecer que no se dan cuenta cuando oscurece, nos imaginamos que aún es de día, hasta que alguien enciende la luz del patio y nos hace parpadear. Acabamos de parpadear.

Nuestro amigo Jonathan viajó a India el mes pasado para comprobar el funcionamiento del Banco para los Pobres. Estuvo bien, pero Dios tenía un mejor regalo, que había puesto en el alma de Jonathan. En cinco ocasiones distintas, cuatro de ellas alrededor de la mesa, por solicitud de ellos él oró por treinta y cuatro hombres y mujeres. De esos treinta y cuatro, veintidós, recibieron visiblemente el don del Espíritu Santo y hablaron en lenguas al mismo tiempo. Jonathan dijo, “En la India en una sola semana vi más de la presencia de Dios y su gloria que en diecinueve años en mi país.” Nos preguntamos si Dios puede ser persuadido de encender la luz de nuevo pues donde vivimos nosotros se ha hecho un poco oscuro. Mientras tanto, Jonathan está sacando un billete para regresar a India y Nepal.

Clic aquí para el reporte completo de Jonathan, en inglés.

Clic para las historietas del Cuentista.

Social Share Toolbar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =