Como Preparar Un Bosquejo Primera parte

En varias ocasiones he recibido cartas con la pregunta “¿Cómo puedo hacer un bosquejo?”, así que atendiendo  a esas consultas me propongo compartir contigo lo que he aprendido y experimentado a lo largo de mi vida sobre los aspectos prácticos en la realización de un bosquejo para predicar. No pretendo ser exhaustivo, sino práctico. Lo he dividido en dos partes, en esta primera me centraré más en la elaboración y en la segunda en como usarlo.

El apóstol Pablo le dijo a Timoteo: “Procura con diligencia, presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, y que usa bien la palabra de verdad”. Y el apóstol Pedro nos dijo que: “Si alguno habla que hable conforme a la palabra de Dios”. Como obreros de Dios, por tanto, debemos saber usar correctamente Su palabra y transmitirla en el sentir y la capacitación del Espíritu Santo. Por ello, en primer lugar, es esencial mantener una comunión fluida con el Espíritu de Dios.

Debemos tener en cuenta la situación de la iglesia donde vamos a predicar, las necesidades que existen, las carencias, los desafíos, el momento presente para aplicar la Palabra en su tiempo, dando respuestas a las necesidades. Este sondeo se hace en comunión con el Espíritu Santo, anotando todas las impresiones y pensamientos que vayan apareciendo en nuestro corazón, en una segunda fase las pondremos en orden, pero ahora se trata de recopilar los datos generales, ser receptivos a las sugerencias del Espíritu y captar donde está el énfasis.

De entre todos esos pensamientos habrá uno que resaltará por encima de todos los demás, una idea predominante que se repite cada vez que pensamos en lo que queremos compartir. Así surgirá el tema principal. Habremos escogido el trigo de la paja y una convicción clara se apoderará de nosotros como respuesta a la pregunta ¿Sobre qué voy a predicar?.

Ahora que tenemos el tema sobre lo que vamos a enseñar buscaremos los principios del Reino de Dios que lo sustentan y que dan respuesta a esa verdad. Llega el momento de bucear en las Escrituras para encontrar las respuestas. En este punto es básico que el predicador tenga ya un conocimiento amplio y panorámico de toda la verdad escrita; de ese depósito el Espíritu Santo tomará las semillas apropiadas, brotará en tu espíritu el texto principal y otros que amplían y dan soporte a la exposición del tema. En esta fase puedes contar con ayudas adicionales como una concordancia, un diccionario bíblico, y un comentario bíblico de autores reconocidos.

Como un modelo práctico puedes hacer una introducción, tres puntos principales y una conclusión. Incluye en algunos momentos alguna experiencia personal, un testimonio de otras personas o ejemplos bíblicos que confirman la enseñanza, de esta forma combinarás la exposición teórica con cambios de ritmo que harán mas dinámica la predicación.

Resumiendo y sin ser dogmáticos podemos concretar de la siguiente manera:

Primero medita y ora en comunión con el Espíritu Santo en la necesidad que tiene la iglesia donde vas a predicar. Anota los pensamientos generales que van surgiendo, notando donde está el énfasis que te lleva a la convicción sobre lo que Dios quiere que hables.

Luego busca el texto base en las Escrituras y los complementarios. Aparta un tiempo de plena concentración y quietud para hacer el bosquejo guía, con la introducción, tres puntos principales y una conclusión.

Memoriza todo lo que puedas ese bosquejo para que no estés atado desmedidamente al papel y puedas fluir con libertad, dando lugar al Espíritu a cambios sobre la marcha.

Sé concreto, convencido de lo que predicas y no te pases de tiempo. Predica Su palabra, no tus ideas personales, procura dejar los perjuicios y confía el resultado a Dios. Sé íntegro y honrado, nunca prediques lo que no sabes, no quieras impresionar a los demás, ni creerte superior a otros por subir a un púlpito. Hazlo para edificar a los hermanos y honrar a tu Señor.

Segunda parte


El punto de vista sobre este tema tiene su base en los principios del Reino de Dios, sobre el fundamento de las Sagradas Escrituras, tal y como lo entiende el autor, haciéndose responsable único de aquellos aspectos en los cuales haya otras interpretaciones; y va dirigido en primer lugar a todos aquellos creyentes, nacidos de nuevo, y que forman parte del Cuerpo de Cristo.

Haga un clic aquí para escribir al autor:
Pastor Virgilio Zaballos

Volver a la pagina del Pastor

Share Button