Tiempos Peligrosos

Cada vez con menos asombro estamos asistiendo a la desintegración de los valores morales en el ser humano. Parece como si un cáncer maligno hubiera invadido los últimos resortes de la conducta cívica y ética para dar lugar a la mayor de las disoluciones que a mi parecer consiste en normalizar la corrupción llamando a lo bueno malo y a lo malo bueno.

El apóstol Pablo tiene interés en que su discípulo Timoteo sepa una cosa. Acaba de darle instrucciones prácticas que sin duda le ayudarían en su carrera como discípulo de Jesucristo. Pues bien, cuando llega al tercer capítulo de su segunda carta, le dice: "También debes saber esto…" ¿Qué es lo que debe saber Timoteo y con él todos nosotros? Debe saber que en los últimos días (y de esto no cabe duda en la iglesia universal de nuestro tiempo que estamos plenamente en los días finales antes del retorno de Jesús) vendrán tiempos peligrosos. Y ¿por qué serán tiempos peligrosos? La respuesta es como leer los periódicos de cada día. Porque habrá hombres que serán de una determinada forma de ser, tendrán un carácter con características bien definidas…

La primera característica que da el apóstol de los gentiles en su lista sobre el carácter de los hombres en los últimos tiempos es que serán amadores de sí mismos. Se ha invertido el mandamiento antiguo "Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo", para dar lugar al orden del Humanismo: "Ni patria, ni hombre, ni Dios por encima del hombre".

Esta centralización en uno mismo, en nuestros logros, nuestras potencialidades, nuestros proyectos y sueños se han convertido en uno de los más grandes ídolos de la sociedad moderna. El egoísmo se ha asentado en el trono; la cultura del placer instantáneo y el Hedonismo dominan con verdadera fiereza los instintos y deseos del hombre. La lujuria y las pasiones mas rastreras de la conducta se toleran como algo normal y se aceptan en una sociedad permisiva que presume de tolerante y respetuosa.

Todo esto no sería mas que la crónica lógica de un mundo que ha dado la espalda a Dios, sino fuera porque muchas de estas conductas permisivas y que son contrarias al carácter normal de cualquier discípulo de Jesús, se estuvieran asentando en las iglesias locales ante el asombro y la perplejidad de aquellos que aún buscan mantener la integridad de corazón y el temor de Dios.

Este carácter de los hombres de los últimos tiempos se ha infiltrado por la puerta trasera, -y en muchos casos por el portón delantero- de lo que se llama iglesia de Jesucristo. Muchos de los líderes han caído en la tentación de edificar la iglesia desde el fundamento del amor así mismos. Proyectan la imagen de líderes consagrados a la causa del evangelio cuando en realidad los deseos ocultos del corazón (porque por sus frutos los conoceréis y por la boca muere el pez) tienen su cuartel general en la proyección de sí mismos, en la realización de sus proyectos y en la edificación de sus torres. El Reino de Dios no precisa del impulso de estos "edificadores", sino de piedras vivas sacadas de la cantera de este mundo para ser transformadas a la imagen de Aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable; y una vez redimidos atados a Cristo para morir y para vivir.

Así, pues, como hemos nacido bajo el techo de estos últimos tiempos y mucho de nuestro carácter ha sido influido y corrompido por el magnetismo que nos rodea, debemos estar alertas y sondear las motivaciones reales de nuestros corazones. 

"También debemos saber esto: Que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos…"

Vuestro en Cristo:

VIRGILIO ZABALLOS
 


Haga un clic aquí para escribir al autor:
Pastor Virgilio Zaballos

Volver a la pagina del Pastor

Share Button