30. El Dinero es la Vara de Dios

Lee en tu Biblia de forma audible

Lucas 12:34

Memoriza este versículo

Lucas 16:11 ‘Pues si en las riquezas del mundo no has sido fiel, ¿quién te confiará las verdaderas riquezas?

Discusión posterior a la lectura

Hasta que punto el dinero es la vara de Dios en nuestras vidas.

Asignación previa al siguiente encuentro

Ora para que Dios te muestre qué es lo que tu nivel de dadivosidad revela acerca de tu transitar con el Señor.

Trabajo para el diploma escrito

Escribe en una carilla ¿en qué áreas de la vida cristiana el dinero es la vara de Dios?.

Medita en cada una de las palabras del siguiente texto

Santiago 2:17

 

Habiendo visto la necesidad de ser generoso, y tras haber considerado cuánto debiéramos dar y dónde, esta sección habrá de considerar muchas de las razones y beneficios por los cuales debiéramos ser dadivosos.  También habremos de considerar el precio a pagar por retener nuestro dinero de manera tal que lo más probable es que sintamos la apremiante necesidad de compartir con otros nuestros bienes.  En muchas áreas pareciera que Dios usa el dinero para monitorear nuestra vida cristiana, y nos ayuda a evaluar por nosotros mismos (de acuerdo a cómo sean nuestras transacciones financieras) el estado de nuestra vida espiritual.  Dios nos da dinero no solo como provisión para suplir nuestras necesidades sino que además el dinero sirve como una vara, vara divina que le permite a Dios y a nosotros juzgar / monitorear nuestras vidas cristianas.

La primer área que el dinero monitorea es la de nuestra lealtad: ¿servimos a Dios o al impostor dios del dinero?  Dios se revela a sí mismo como un Dios celoso que no tolera que sirvamos a otros dioses.  En Lucas 16:13 Jesús declara que el dinero es un dios falso y que los cristianos no pueden pretender servir a Dios y al dinero.

Los fariseos eran un grupo de gente que amaba y servia al dinero en lugar de servir a Dios, en Lucas 11:41, Jesús les dijo que para poner destronar el dinero de sus vidas necesitaban mostrar generosidad para con el pobre y ser purificados de toda idolatría.  De manera que podemos preguntarnos, ¿no muestra acaso el dinero a qué Dios estamos sirviendo?  Aquellos que regularmente dan para promover el Reino de Dios son los que ciertamente sirven al Señor, mientras que los mezquinos muestran quién es en realidad su señor.

La segunda área que es monitoreada por el dinero es nuestro corazón, Jesús confirma que el mayor de los mandamientos es el de ‘Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y toda tu alma y toda tu mente’ Mateo 23:7.  Jesús también declara en Lucas 12:32-34 que donde ponemos nuestro tesoro es donde realmente esta nuestro corazón, y en última instancia nuestros deseos y nuestros anhelos.  Si invertimos en el Reino de Dios, esto de por sí revela que nuestro corazón, pasiones y más profundos deseos están dedicados al servicio de Dios.  Si como cristianos no apoyamos el trabajo de Dios, mostramos que tenemos poco celo y pasión por ver el Reino de Dios crecer; pues en última instancia lo natural es invertir nuestro dinero en lo que consideremos precioso y especial.  Al considerar cómo estas manejando tus asuntos financieros te estas diciendo a ti mismo y a Dios cuál es el mayor anhelo de tu corazón.

La siguiente área que el dinero monitorea en nuestra vida cristiana es la de la confianza.  Previamente he mencionado las dos parábolas de Jesús con respecto al dinero – la parábola de los talentos Mateo 25:14-30 y la Parábola de las minas (dracmas) Lucas 19:12 y es al mensaje de estas parábolas al que habremos de referirnos ahora.  Jesús pudo haber señalado muchas áreas con las cuales medir nuestro grado de confianza hacia El, ya sea testificando, asistiendo a la iglesia, a través de la santidad y bondad.  Aunque Jesús les da a estas cosas un lugar especial, el parece poner un énfasis especial en el dinero como monitor de nuestra confianza.

Quienes arguyen que estas parábolas se refieren a nuestros talentos y habilidades, probablemente también estén en lo cierto.  Sin embargo, el área que definitivamente esta mencionada es el área financiera o mejor dicho, el dinero en la forma de talentos y dracmas que era la moneda del tiempo de Jesús.  En Mateo 25:27 y en Lucas 19:23 se hace referencia a depositar el dinero a fin de obtener intereses, algo que no es posible conseguir con los talentos y habilidades espirituales.

Este nexo entre finanzas y confianza es nuevamente mencionado por Jesús en Lucas 16:11 cuando nos dice, ‘Pues si en las riquezas del mundo no fuisteis fieles,  ¿quién os habrá de confiar las riquezas verdaderas?  De manera que si decimos que somos fieles a Dios y que amamos el Reino de Dios, y no invertimos nuestro dinero al servicio de esta causa, nos estamos engañando.

Otra de las importantes áreas que el dinero monitorea es el área del amor.  En 1 de Corintios 13:13 se nos dice que la fuerza más poderosa del mundo es el amor y que si decimos servir a Jesús por encima de todo, tendremos que liberar el amor de Dios a través de nuestras vidas.  Los textos que se mencionan abajo muestran la supremacía del amor.

Juan 13:34 ‘Un nuevo mandato os doy: Amaos los unos a los otros como yo os he amando  Como yo os he amado, así vosotros debéis amar los unos a los otros.  Por esto sabrán los hombres que sois mis discípulos, si os amáis los unos a los otros’.

1 Juan 4:7 ‘Amados, amémonos los unos a los otros porque el amor proviene de Dios’

1 Pedro 4:8 ‘Por encima de todo, amaos profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados’.

1 Juan 3:14 ‘Sabemos que hemos pasado de muerte a vida, porque amamos a nuestros hermanos’.

Cuando nos convertimos al cristianismo, Romanos 5:5 muestra que Dios derrama su espíritu en nuestros corazones y nuestra nueva naturaleza similar a la de Jesús es una naturaleza amante.  Nos convertimos en canales a través de los cuales Dios puede liberar su amor a un mundo sufriente y lastimado a medida que le permitimos que su amor se exprese en nuestras vidas.

Esta área es de suprema importancia y debemos estar muy seguros (o incluso ansiosos) de que estemos liberando el amor de Dios.  La Biblia nos indica que nuestra dadivosidad nos permite evaluar si estamos liberando el amor de Dios o no.  Por ejemplo en 1 de Juan 3:17 Dios nos dice, ‘Si alguien tiene bienes materiales, y ve a su hermano en necesidad y no tiene misericordia de él, ¿cómo puede el amor de Dios estar en él?

Recuerde, Romanos 5:5 muestra que como cristianos no tenemos un amor meramente humano sino lo que nos diferencia de los no creyentes es la naturaleza amante de nuestro Señor morando en nuestros corazones que redunda en acciones concretas.  Consecuentemente, el versículo anterior pregunta acertadamente a quien dice seguir a Jesús, ¿cómo es que entonces no ayuda al pobre?  ‘¿Cómo puede el amor de Dios estar en él?’.  En el área del amor podemos ciertamente afirmar que la proporción de nuestra dadivosidad esta en relación directa con la cantidad de amor que le hemos permitido a Dios poner en nuestros corazones.

La siguiente área que el dinero monitorea es el área de nuestra fe.  Hemos visto previamente que la Biblia nos da mensajes importantes acerca de la importancia de liberar la fe y de desear que nuestra fe aumente.  A continuación consideraremos algunos pasajes que nos muestran la necesidad de tener fe.

Necesitas fe para ser un cristiano: – Efesios 2:8

Necesitas vivir tu vida cristiana por fe: – Romanos 1:17

Si no liberas tu fe estas en pecado: – Romanos 14:23

Sin fe es imposible agradar a Dios: – Hebreos 11:6

Necesitamos fe para poder orar: – Marcos 11:23

El dinero es entonces una de las varas que nos permite medir esta cualidad cristiana tan importante: la fe.  El libro de Santiago en el capítulo 2 expande grandemente este asunto de la fe y la necesidad que de ella tenemos en nuestras vidas.  Además contrasta dos tipos de fe, la fe muerta que pretende creer pero que no tiene frutos o acciones que la avalen, en contra de la fe vibrante que lleva frutos de buenas obras que confirman su autenticidad.  Santiago da algunos ejemplos de obras que acompañan a la fe verdadera y en dos de sus ejemplos usa el dinero como una evidencia de lo que ocurre cuando vivimos por fe.

El primer ejemplo es el de ayudar al pobre (verso 14) y el segundo es el que muestra a Abraham dispuesto a dar en sacrificio a su hijo (verso 21) – consecuentemente, la fe que vive es una fe que siempre esta al servicio de otros!  Por lo tanto, no es descabellado argüir que aquellos que operan a altos niveles de fe ¿cómo pueden pues devolver poco a nada a Dios?

Sintetizando entonces lo que hemos visto hasta aquí, podemos preguntarnos ¿qué nos dice la manera en que invertimos nuestro dinero acerca de las diferentes áreas de nuestra vida espiritual?

¿Amamos al Señor o al dinero? ¿Amas al Señor con todo tu corazón? ¿Eres fiel/ leal? ¿Amas a tu prójimo? ¿Cuánta fe tienes?

 

Una Casa de Oración Para las Naciones Necesitadas

Ora por la gente de Yibuti

637,634 personas, Islam fuerte y en crecimiento. Mucha pobreza, la iglesia necesita aprovechar la libertad que existe para predicar el evangelio.

Información de la oración © www.operationworld.org

Social Share Toolbar

Also available in: Inglés, Indonesio