51. Dar a Pesar de Estar Cansado de Hacerlo

En su Biblia lea en voz alta

Hebreos 6:12

Memorice este versículo

Salmo 103:2

Luego comente sobre esto

La fe y paciencia que se habla en Hebreos 6:12 es lo que necesitamos para heredar las promesas financieras.

Algo para hacer antes de la próxima vez

Haga una lista de las veces que Dios le ha bendecido financieramente.

Diploma Escrito

Escriba una columna sobre porqué la cosecha financiera en una persona puede estar retrasada o retenida.

Medite Palabra por Palabra sobre este versículo

Salmo 25:13

Esta sección acerca de dar en tiempos difíciles considerará la necesidad  de continuar dando a pesar de estar cansado. La inmensa mayoría de cristianos, quienes regularmente dan, experimentarán tiempos donde no verán aparentemente cosecha por las semillas financieras que han sembrado. Es durante este tiempo que las dudas vienen en contra de la fe, el desánimo se instala y la tentación se levanta para que se detenga el dar. Si está pasando por un tiempo es que esta siendo  tentado a dejar de dar, ya que usted ha sembrado mucho pero no ve cosecha, entonces este capítulo es para que usted se anime desde las escrituras que estaremos viendo.

En principio, en una situación donde alguien ha dado fielmente, pero aun no ha visto una cosecha, debe enfatizarse que tiene el derecho de esperar una cosecha. No importa si es negro, blanco, hombre mujer, un norteamericano o un africano quien ha sembrado una semilla financiera, Dios no toma en cuenta el género, el color o la nacionalidad de nadie que siembra y cosechará. Las leyes de siembra y cosecha no son como las leyes de “apuestas”donde usted puede o  talvez no, ver el regreso de lo sembrado- cualquiera que haya obedecido y creído en Dios con su ofrenda recibirá de parte de Dios.

Consecuentemente no es una cuestión de alguien esperando por años preguntándose si Dios ha visto su ofrenda y si El decidirá enviar una cosecha financiera a su vida. No es el caso si una cosecha viene, pero cuando viene- si usted  ha honrado a Dios financieramente puede con valor y confianza esperar una cosecha.

Además no solamente es el caso de cuándo, vendrá la cosecha pero otro factor importante que debe ser considerado es que la cosecha vendrá en el tiempo de Dios y nada ni nadie puede acelerar sus cosechas. Ningún granjero sembraría una semilla el domingo  e ir a buscar una cosecha el lunes a la mañana. Gálatas  6:9 dice  “porque a su tiempo segaremos si no desmayamos”, y ni una gran cantidad de guerra espiritual, ruegos o  profecía acelerará la cosecha. Descanse  en el conocimiento de la sabiduría y amor de Dios y en que El le dará la cosecha en el tiempo justo- con toda seguridad no le dejará caído.

Ha sido ya comentado, con anterioridad que el tiempo, la forma  y la cantidad de cualquier cosecha es solamente determinación de Dios  y simplemente no podemos decirle a Dios cuando, donde y como bendecirnos, si procedemos así bien puede llevarnos a perder completamente la bendición de Dios. En su infinito conocimiento Dios buscará la mejor manera posible para bendecirnos, pero esto muchas veces no se ajusta a nuestro pensamiento de ¡cómo debería ser la bendición!

Recuerde que la Biblia  habla que Dios sostiene  los océanos en la palmad de su mano- Dios es grande, sorprendente y Señor de todos y este mismo Dios no pasa inadvertido frente a aquellos que han le han honrado con sus finanzas y tampoco de aquellos que no  lo han hecho.

La escritura que citamos con anterioridad de Gálatas 6:9 nos conduce a un punto muy fuerte sobre dar, aun cuando no hemos visto la cosecha, ya que dice que tenemos la capacidad de perder  nuestra cosecha, la escritura dice “cosecharemos si no desmayamos”. En consecuencias la pregunta surge- ¿cuál es la evidencia de que alguien  ha renunciado a su fe y ha dejado de creer que Dios le dará su cosecha financiera? Con seguridad una de las evidencias es que dejarán de dar, porque si ya no creen que Dios les bendecirá ya no tendrá deseo o motivación para dar.

Es por lo tanto tremendamente importante que continúe dando a pesar de estar cansado de hacerlo y  a pesar  de no ver, aún, cosecha, mantenga su fe viva  eligiendo dar. Continúe orando, declarando y creyendo que la cosecha viene, no se canse de hacerlo. El diablo quiere devorar su cosecha- mas cuando elija continuar  dando en los tiempos difíciles estará haciendo un escudo de protección sobre su cosecha y cerrando la boca al desaliento y las dudas.

Tristemente no hay una tremenda necesidad de continuar dando durante los tiempos difíciles, pero todos los cristianos con demasiada frecuencia renuncian  al  dar y dejan de creer 5 minutos antes de que la cosecha esté lista para ser recogida- un buen ejemplo es la historia de la pesca milagrosa en Lucas 5:1-11.

Luego de afanarse toda la noche los discípulos   estaban cansados y agotados, pero la voz del maestro les alentó para lanzar las redes una vez más, a pesar de que estar cansados obedecieron las palabras del maestro y recogieron una red que casi se rompía por el peso de la pesca.

Quizás usted también se ha afanado en sus finanzas y siguió dando hasta estar exhausto de hacerlo- ¿no ha venido siquiera la voz del maestro  para alentarlo? Puede ser que su cosecha está solo a semanas, días u horas para ser levantada- talvez usted deba dar solo un par de veces más y eso disparará el fluir de las bendiciones de Dios sobre su vida- ¡no desmaye ¡  continúe dando.

Finalmente, un buen ejercicio para hacer cuando ha dado por un largo tiempo sin ver la cosecha es recordar sus anteriores cosechas y meditar acerca de las bondades de Dios que ya disfrutado y visto en su vida.

El Salmo 103:2 dice “Bendice alma mía a Jehová y no olvides ninguno de sus beneficios”, desdichadamente, con frecuencia nos enfocamos en la realidad de que hemos esperado por un buen tiempo una cosecha que olvidamos completamente los tiempos en que Dios nos ha bendecido.

Si Dios le ha bendecido anteriormente El con seguridad lo bendecirá en el futuro, así que permita que las bendiciones anteriores le alienten a perseverar y continúe dando para que aún pueda recibir más.

Todos los cristianos que dan, pasarán por períodos donde no vean resultados aparentes, pero durante  el tiempo que han dado puede ser que los ángeles de Dios hayan estado trabajando en el reino de lo invisible y preparado una cosecha para ellos la cual Dios les entregará en Su tiempo justo.

 

La Casa de la Oración para las Naciones Más Pobres

Oración por Irán

67,702,199 habitantes, 99% Musulmanes. La revolución islámica ha liberado muy poco, la iglesia perseguida necesita coraje y ánimo.

Información de la oración © www.operationworld.org

Social Share Toolbar

Tambien se dispone en: Inglés Indonesio